DFabrik - Fabricamos espacios comerciales

Diseño, fabricación y montaje de mobiliario comercial para su negocio.

a

Contact

231 East 22nd Street, Suite 23 New York NY 10010

Email: info@dfabrik.es
Tel: +34 675 822 901

DFK DFabrik

Aprovecha para “afilar la sierra”

El cuento del leñador

Este cuento se titula El leñador tenaz y está incluido en el libro Cuentos para pensar de Jorge Bucay. Es una de esas moralejas que nunca pasan de moda. En estos tiempos convulsos y llenos de incertidumbre, deberías dejar a un lado tus miedos en la medida de lo posible y aprovechar el tiempo para “afilar la sierra” para cuando llegue el momento. Recuerda que aunque hayan disminuido las ventas de tu negocio o creas que no vas a volver a levantar cabeza, todo volverá a la normalidad y llegado este momento, podremos diferenciar dos tipos personas o de negocios:

  1. Los que se quedaron paralizados ante la situación que estamos viviendo.
  2. Los que aprovecharon los “tiempos de pandemias y estados de alarma” para transformar los cambios en oportunidades, para aprender, para renovar su negocio, para buscar formas de ser más eficiente o para dar el salto a la digitalización de su empresa.

Por eso te recomendamos que sigas leyendo…
“Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una maderera. El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún, así que el leñador se propuso hacer un buen papel.
El primer día se presentó al capataz, que le dio un hacha y le asignó una zona del bosque.
El hombre, entusiasmado, salió al bosque a talar.
En un solo día cortó dieciocho árboles.
-Te felicito -le dijo el capataz-. Sigue así.
Animado por las palabras del capataz, el leñador se decidió a mejorar su propio trabajo al día siguiente. Así que esa noche se acostó bien temprano.


A la mañana siguiente, se levantó antes que nadie y se fue al bosque.
A pesar de todo su empeño, no consiguió cortar más de quince árboles.
«Debo estar cansado», pensó. Y decidió acostarse con la puesta de sol.
Al amanecer, se levantó decidido a batir su marca de dieciocho árboles. Sin embargo, ese día no llegó ni a la mitad.

Al día siguiente fueron siete, luego cinco, y el último día estuvo toda la tarde tratando de talar su segundo árbol.
Inquieto por lo que diría el capataz, el leñador fue a contarle lo que le estaba pasando y a jurarle y perjurar le que se estaba esforzando hasta los límites del desfallecimiento.
El capataz le preguntó: «¿Cuándo afilaste tu hacha por última vez?».
-¿Afilar? No he tenido tiempo para afilar: he estado demasiado ocupado talando árboles.”

La moraleja del cuento es muy clara, no basta únicamente esforzarse mucho, detente, planifica, piensa. Hay muchos procesos que llevas a cabo diariamente que requieren de mejoras y la escusa más empleada es “no tengo tiempo”, y es verdad, si uno realiza mal su tarea, emplea mayor tiempo para completarla. Es complicado convencer a alguien que está “hasta arriba” de trabajo de que tiene que parar y pensar cómo hacer su trabajo de forma más eficiente, un buen método es contarle un cuento!.

Si tienes en mente darle una vuelta a tu negocio, no dudes en ponerte en contacto con DFABRIK. La experiencia nos ha demostrado que la renovación del mobiliario de espacios comerciales, siempre es atractivo para el cliente, e influye directamente en las ventas. Renueva tu mobiliario comercial.

¡Ánimo leñador!

Publicar comentario

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad